La asociación entre la pérdida de audición, la demencia y el deterioro cognitivo, se confirma

Un estudio reciente vuelve a confirmar que la pérdida de audición está asociada a un comportamiento cognitivo pobre, episodios de demencia y puede contribuir al declive cognitivo. Además, se ratifica que el uso de audífonos reduce el deterioro cognitivo.

Perdida de audicion

Se ha demostrado que existe una relación entre la pérdida de audición, la capacidad cognitiva y la demencia. Varios estudios en Universidades de toda España ratifican esta asociación. En los estudios se descubrieron además que tratar la pérdida de audición con audífonos puede paliar el deterioro cognitivo.

El propósito de los estudios, realizados por una Universidad de Málaga, Valencia y Madrid, consistían en comprobar si el uso de audífonos estaba asociado a una mejor conducta cognitiva, y si esta relación intercedía en el aislamiento social y/o la depresión.

Mejor capacidad cognitiva con audífonos

Los investigadores explican que sus descubrimientos son coherentes con la hipótesis de que los audífonos pueden mejorar la conducta cognitiva, a pesar de que los efectos positivos en la cognición no tienen por qué estar relacionados con una reducción de otros efectos adversos de la pérdida de audición como el aislamiento social o la depresión. No obstante, sugieren además que cualquier efecto positivo del uso de audífonos en la capacidad cognitiva puede ser consecuencia de la mejora de la capacidad auditiva, o puede estar relacionado con el aumento de la auto-suficiencia.

Los estudios indican que el uso de audífonos se asocia a una mejor capacidad cognitiva, independientemente del aislamiento social y la depresión. Estos hallazgos se confirman en otro estudio alemán a gran escala.

En consecuencia, los investigadores concluyen que la asociación positiva del uso de audífonos y la capacidad cognitiva podría favorecer que más personas busquen de forma consciente ayuda en el uso de audífonos.

Sobre los estudios

En el estudio se analizó una amplia sub-muestra de la base de datos de España, compuesta por adultos españoles de 40 a 69 años a los que se les había realizado pruebas de audición. Se controlaron covariables que pudieran influenciar el resultado como la edad, el género, el estado de salud y el nivel socioeconómico.